Share on Pinterest
El Gozo Místico
6 Noviembre, 2014
Imaginal
27 Marzo, 2015
Mostrar todos

Cosmovisión Indígena

Share on Pinterest
More share buttons

La noche de esta civilización eurocéntrica es gélida. Sus ciudades son una agresión a la vista y a la Madre Tierra. Su gente no es feliz. Da la impresión de que fueron entrenados para la infelicidad por que ello vende más. Sus niños son obligados a aprender conocimientos  casi siempre innecesarios, para luego trabajar en algo que nos les gusta y con el dinero obtenido de esa venta de su vida, comprar lo que no necesitan.

Open_Your_Eyes_by_vhm_alex

Open Your Eyes por Vhm Alex. Creative Commons

Sin embargo, no todo está perdido. Por todas partes se perciben grietas en el asfalto civilizacional. La gente que se rebela rompe el programa del zombie consumista, concebido solo para producir y comprar. Lo rompen y comienzan a dudar. La duda atrae a la pregunta y las preguntas inauguran la búsqueda. El sueño ha sido interrumpido. Los cuerpos sin vida comienzan a darse cuenta que la vida es otra cosa. Que el consumo no es el motivo por el que de vinimos al planeta Tierra. Que nuestro cerebro, tan poderoso como desconocido, no puede ser reducido a una vida  rutinaria, en la que uno vive y la deja pasar sin darse cuenta.

Mall Culture por Jonathan McIntosh. Creative Commons

Mall Culture por Jonathan McIntosh. Creative Commons

Reconstruir los hechos de una cosmovisión donde la vida perdió su valor sería interminable. Delinear otras posibilidades de vida es más interesante. Ello puede hacerse sobre la base del despliegue de nuestro potencial interior. Hace mucho tiempo atrás, nuestros antepasados indígenas fueron marginados, discriminados, alienados y esclavizados. Su matriz cultural fue destruida, su alma muerta, su cuerpo condenado a vivir desahuciado. Obligados a vivir una vida sin identidad ni naturaleza, los abuelos se marcharon. Empero dejaron sus huellas, para que en silencio nos cuenten cómo era la vida, cuando la vida era lo más importante. Esa es la cosmovisión indígena de la que queremos hablar ahora.

3_Cosmovisión_andina

Mundo Andino por Efrain. Creative Commons

Un día el cielo se oscureció para nosotros. Pero el anochecer siempre trae un nuevo amanecer. Ese día ha llegado. Ese día salimos del silencio y empuñamos nuestra identidad. Somos indios en pie de paz. Querremos continuar habitando en la Madre Tierra. Ello hace que nos acerquemos al hombre blanco para decirle: “urgente, aprender a vivir, aprender a caminar con reverencia y dejar que el amor se haga cargo de tu vida.”

Kalapos por Agência Brasil

Kalapos por Agência Brasil

Quizá este sea el tiempo para romper el vidrio del prejuicio, un filtro que hace que nos vean diferentes a lo que realmente somos. Tal vez este sea el momento para aminorar las distancias, para abrir los ojos del corazón y descubrir la posibilidad de otras maneras de vivir, válidas y muy interesantes.

El cielo del futuro se oscurece cuando nos limitamos a una sola manera de pensar y vivir. Para nosotros la vida es una cita con lo sagrado, un artesano multidimensional donde todo es uno y todo está vivo. Lo sentimos, lo presentimos; sabemos también que no solo existe lo que ven nuestros ojos  y que  mirando exclusivamente afuera, corremos el riesgo de perder de vista el potencial interior que todos tenemos y el acceso a una tecnología interior tan poderosa como olvidada.

Consciousness por H Coppdelaney. CReative Commons

Consciousness por
H Coppdelaney. Creative Commons

La certeza de que todo es uno y todo está vivo no proviene del análisis conceptual ni de esfuerzos racionales. La razón es un instrumento válido y poderoso pero no exclusivo. Es muy estrecho el haz de luz que proyecto la mirada exclusivamente racional por que en verdad la realidad no se reduce a blanco o negro ni la vida a un pasillo rumbo a la muerte. Nosotros sospechamos que la muerte no existe, que la energía de los ajayus, de los cuerpos sutiles que en el fondo somos, son la sucursal del universo que también somos. Entonces, no hace falta apiñarnos solo en esta dimensión ni hundir nuestros ojos en lo que parece ser la realidad normal. Es que si todos son ciegos, no puede ser la ceguera lo normal ni condenarse al tuerto.

Blind Leading the Blind por Lee Mclaughlin. Creative Commons.

Blind Leading the Blind por Lee Mclaughlin. Creative Commons.

A nosotros nos aguarda una realidad constituida por magia. Esa fue la ciencia de los abuelos. Nosotros sabemos que las piedras también están vivas, solo que habitan otro tiempo. Sabemos que los árboles cantan, que hablan a los que reconstruyeron su sensibilidad y se liberaron de la dictadura de una razón, con pretensión de exclusividad. Sabemos también que los animales son parte de nuestra historia evolutiva, que pueden incluso protegernos, que solo precisamos purificar nuestra energía para comprender que somos de una tribu donde todo está vivo, conectado y evolución.

Paradise Collage por Adrian Salamandre. Creative Commons

Paradise Collage por Adrian Salamandre. Creative Commons

Desde nuestra cosmovisión, constituida de inocencia y de reverencia, convocamos a los otros hijos de la Madre Tierra a celebrar la unidad en la diversidad. Solo entonces podremos decir que el amanecer de la esperanza ha empezado.

Share on Pinterest
More share buttons

Este artículo también está disponible en: Inglés Francés

Chamalu

chamalu_150px

Chamalu es un pensador, un filósofo de la vida, un educador integral, escritor, poeta y promotor de la felicidad, discípulo de la vida y alumno de la libertad. Es el resultado de una búsqueda incansable y ahora comparte todos los secretos que descubrió y produjo en el largo camino recorrido, donde tuvo el privilegio de tener maestros indígenas y gente realizada, lugares sagrados convertidos en bibliotecas invisibles y árboles que transmitían enseñanzas. Siempre se mantuvo fiel a la vida plena y desde ella se la recuerda a quienes quieran conocer otra forma de vivir. Nos recuerda que la vida es mucho más de lo que se dice y que nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo.

Nació en Bolivia, una extraña enfermedad incurable para la ciencia médica, fue resuelta por su bisabuela, indígena quechua, sanadora que en ritual terapéutico le devolvió la salud y la vida. A los 9 años comenzó a tener experiencias extrasensoriales. En la adolescencia esto se incrementó al punto que le llevaron al psiquiatra, sin embargo, todo esto se solucionó desde los 17 años, cuando Chamalú conoció a un anciano sanador que lo adoptó como su hijo, transmitiéndole sus conocimientos. Desde joven fue atraído por la naturaleza y las sabidurías ancestrales. Buscó y se formó con ancianos indígenas de diversas culturas en Los Andes y la selva Amazónica durante varios años. Fue profundamente influido por ellos y por los árboles y las montañas. A los 15 años dio su primera conferencia, desde su inocencia y fervor de vida. Desde la adolescencia fue inconformista y rebelde. Pasó por diversas carreras universitarias sin concluirlas, estudió la condición humana, se preguntó por qué la gente no es feliz, investigó las razones por las que al humano le cuesta tanto amar incondicionalmente, por qué no puede evolucionar y transformarse, por qué tiene miedo a la libertad, por qué no sabe evitar enfermedades. Buscó y encontró respuestas y soluciones diferentes a estos problemas, en las culturas ancestrales y en los saberes alternativos. En base a este conocimiento y su propio trabajo interior, produjo un conocimiento aplicable a este tiempo, convertido en una metodología al alcance de todos, denominada METODO IVESHAMA, donde aborda todos los temas que necesita saber el humano para vivir bien.

Comments are closed.