Share on Pinterest
Matriz andina de la vida
24 Marzo, 2012
La Profecía
20 Abril, 2012
Mostrar todos

El Lenguaje Cósmico de los Andes

Share on Pinterest
More share buttons

Durante las ceremonias del fuego, observaron que llegarían los hombres con largas barbas para arrasar con todo: traerían epidemias, guerras, ambición, engaño, dominación, muerte. Ese momento era un hecho irremediable pero necesario para que se produjera el encuentro entre dos realidades, dos mundos y para que creciéramos juntos con el objetivo de hacer florecer la conciencia. Durante ese tiempo, lo mejor era esconderse, aislarse, perderse en el tiempo para que el hombre pálido no pudiese aniquilar el conocimiento milenario. Incluso habría que entregarle lo que él tanto ansiaba: la tierra y todas sus riquezas. Aunque sería solamente un préstamo que duraría 500 años (pachakuti). Un momento de renuncia hasta regresar y continuar tejiendo la cultura cósmica. Un período necesario de oscuridad para que luego retornara la luz con toda su magnificencia.

Machu Picchu

Machu Picchu fotografiado por Allard Schmidt. Imagen de dominio público.

El camino sagrado habla de los siete estados de consciencia en la espiral de la vida o en el devenir espiritual del cosmos. Cada nivel de consciencia implica un nivel de conocimiento y de transformación a un estado más espiritual. Comprendieron que la humanidad como tal había vivido 3 estados, que son los 3 niveles primarios y que debían avanzar hacia el siguiente paso. Llegaron a la conclusión de que, para pasar al cuarto estado, había que hacerlo en conjunto: para que la conciencia se transforme, es necesario que todos sean de la misma especie. Además, también influye una operatividad práctica, ya que quienes estaban en el segundo y tercer nivel no permitirían el cambio de conciencia. Y por otro lado, por ley de reciprocidad, había que elevar a los del estado inferior para que a su vez ellos impulsasen a los que ya estaban de camino al quinto nivel. En otras palabras, vieron que era necesario crear una nueva humanidad a través de un cruce genético y energético entre todos los pueblos y culturas del mundo: la cuarta raza. Esta comprensión de lo que se esperaba en los nuevos tiempos les llevó a delinear un proceso que permitiera dar a luz a la nueva humanidad. Este proceso duraría 500 años, hasta el 2012 –2015, cuando se entre claramente en el camino del cuarto estado de conciencia y a la vez se abra la puerta del quinto estado.

Y efectivamente, así se cumplieron todas las órdenes: Atahualpa fue el encargado de iniciar este proceso e Inca teníaa la responsabilidad y debía cerrar la etapa. Además, tendría que abrirla 500 años después. Atahualpa preparó un gran recibimiento con danzas y regalos: una gran fiesta (Moctezuma hizo igual en México, acatando la decisión del Gran Consejo de Ancianos de América). Se entregó a los invasores, pero pensaron que era una trampa y los aniquilaron, algo que ocurriría posteriormente con Atahualpa y Moctezuma. El invasor creyó que así los habían conquistado, cuando era al contrario. El conquistador pensó que tenía el tesoro con el oro, sin saber que el verdadero tesoro son los conocimientos de los misterios y secretos de la libertad total. Este es el verdadero tesoro más grande descubierto por la humanidad y estaba bien protegido y guardado por los caminantes solares.

Los Guardianes de la Tradición, para proteger el conocimiento cósmico y ancestral hasta su nueva difusión, siguiendo con precisión las instrucciones dadas, de modo que estas fueran conservadas de la forma más fiel posible, se dirigieron a la selva tupida y otros, a lo más alto de las montañas donde construyeron nuevos poblados. En esos lugares se conservaría y se prepararía a los que tendrían la misión de desvelar el conocimiento sagrado a las nuevas generaciones, en el décimo Pachakuti. De igual forma, las mujeres, en cumplimiento de la decisión de los sabios Abuelos para tejer la nueva raza, tuvieron hijos de los españoles y posteriormente de otros pueblos. Las mujeres, más evolucionadas que los hombres, compartieron su conciencia espiritual, genética y energética con sus hijos en un proceso de maduración de 500 años.

Todos entraron en un período de letargo, de introspección, de maduración para ir reconstituyendo, en colaboración con la Pachamama, al nuevo humano, principalmente en América y después en todo el mundo. Se pusieron en cautiverio, en sueño, en acumulación de poder para guiar el proceso, para gestar al nuevo mundo, para ayudar a la formación de nuevos imperios que indirectamente permitieran a estos pueblos volverse pequeños y aislados y para guardar lo más natural y primitivo del conocimiento sagrado hasta el momento oportuno de su retorno.

Ha pasado ese período y hoy disponemos de ese hombre nuevo. Ya tenemos a los primeros que nacen directamente en el cuarto estado de conciencia: a los que hoy se les llama niños índigo o niños de cristal, aunque en realidad son niños jade o turquesa (los índigos son de quinto estado). Tal como lo planificaron los hombres de la sabiduría de América, ahora tenemos el despertar del homo sapiens intuitivus gracias al proceso de maduración genética de estos 500 años. Un proceso que será mucho más evidente gracias a la nueva energía que abrirá el camino del cuarto nivel a partir del 2012. Este proceso es, al mismo tiempo, el surgimiento de la etapa de preparación hacia la humanidad del Quinto Sol.

No es ninguna casualidad que en la América actual se hayan reunido todas las culturas y tradiciones de la humanidad y se hayan generado una nueva cultura, arte y ciencia. No es casualidad que los pueblos de Amerindia estén encabezando este proceso de nueva conciencia espiritual (el resurgir del chamanismo). No es coincidencia que el centro de la energía se haya trasladado desde los Himalayas hasta los Andes, como han reconocido todas las tradiciones místicas y esotéricas del mundo. No es un caso fortuito que hoy existan los Estados Unidos de América o Brasil, países muy diversos y al mismo tiempo los más aglutinantes de las diferencias, con un nivel de democracia interna aceptable. No es una coincidencia que la mayoría de los inmigrantes que llegan a España (vía de entrada a Europa) sean sudamericanos.

La nueva conciencia que se ha ido germinando en estos 500 años nos está permitiendo arribar a un nuevo concepto sobre las relaciones humanas y geopolíticas. Los nacionalismos y fundamentalismos se han ido aplacando paulatinamente. Hoy en día, existe un movimiento consciente sobre la guerra, las dictaduras, el extermino de la naturaleza, la intolerancia racial, sexual, religiosa… Cada vez avanzamos más en la creación de una cultura planetaria que aprende a respetar todas las manifestaciones singulares o particulares y que, al mismo tiempo, tiene una actitud universal. Porque no hay particularidad sin universalidad y viceversa. La civilización del enfrentamiento de estos 5000 años llega a su fin: el tercer nivel de conciencia es la lucha contra el miedo y la desconfianza mutua. Nos encontramos en lo mas alto de la cúspide y al mismo tiempo estamos descendiendo rápidamente. Este ciclo del tercer nivel de conflictos dará lugar a un nuevo ciclo: el del descubrimiento de la integración y la unidad. En los próximos 500 años, lograremos una mejor convivencia y un mayor despertar espiritual. La era de Aquarius, en conjunto con el Helius o Inti, será más luminosa.

Gracias a los Ancianos que guardaron el conocimiento, hoy es posible redescubrir el dorado del conocimiento, comprender este proceso de 500 años y entender todo su saber cósmico; para algunos puede parecer mágico o increíble, pero es sencillamente ciencia sagrada, conocimiento de las leyes del universo, humildad y paciencia de gentes con un nivel de conciencia alto. Ahora ellos están listos para que todos podamos beneficiarnos del tesoro de los misterios y encantos de la conciencia. Lo saben y nos están esperando para compartirlos. Están esperándonos para que vayamos humildemente, con respeto y con sinceridad a recibir esos regalos que nos permitan transitar adecuadamente por el cuarto sendero: aprender a hablar con las piedras, plantas, animales; descubrir la vinculación sagrada con las montañas, ríos, cascadas, valles; establecer la conexión con el espíritu del agua, fuego, viento, tierra; instruirnos en la ciencia sagrada y los misterios iniciales; prepararnos para vivenciar la interrelación con el Tayta Inti (Padre Sol) y la Pachamama (Madre Tierra); ejercitarnos en el despertar de la conciencia y adentrarnos en otras realidades para su transformación; entrenarnos en las prácticas de elevación energética y de ascenso espiritual; e iniciarnos en los procesos para la fusión cósmica con la Energía Infinita y Atemporal.

Todo esto ha sido posible porque América se ofreció para abrir el camino del nuevo nivel de conciencia, para ser el vientre donde se generara esta transformación. Fueron sus hombres y mujeres sabios los que guiaron este proceso, aunque hoy aparecen como que fueron los vencidos y conquistados, como los más pobres e ignorantes, como los más primitivos y atrasados. Pero como pueblos sabios, sabían que luego vendría la recompensa, que era necesario un sacrificio de 500 años pero imprescindible para poder avanzar al siguiente paso en la construcción de la sociedad del Quinto Sol y el despertar del sexto estado de conciencia y posteriormente del séptimo: razón de la existencia y misión de la humanidad.

Ahora, la profecía: El retorno del hombre rojo (Inkari, Quetzalcoalt, Comizahual..), se ha cumplido… Aquí estamos nuevamente los Hijos del Sol. “Kaipimi canchic, Intichurikunapak”.

Share on Pinterest
More share buttons

Este artículo también está disponible en: Francés

Atawallpa Oviedo
foto_Atawallpa_150px

Atawallpa nació en las faldas del volcán Chimborazo,  en la nación Puruhá, región del Chinchaysuyo, actualmente denominado Ecuador. Su pueblo se llama Chambo pero es vulgarmente conocido como la “tierra de los brujos”.

En su afán de buscar “justicia para los desprotegidos” estudió Derecho, obteniendo el título de Doctor en Jurisprudencia pero inmediatamente se dio cuenta de que no existía justicia. En medio de ese desencanto y a una edad temprana, la vida le puso en contacto de un yachak el cual le compartió el “camino del sabio”. Desde ahí fue profundizando en ese camino y despertando una serie de sabidurías, particularmente de los WAKAKUE. Así mismo, un día se despertó también el sanador que habitaba en él y comenzó a practicar terapias energéticas y psico-espirituales.

En su camino, Atawallpa ha impulsado el camino iniciático andino, organizando el primer encuentro de sanadores ancestrales andinos en Quito. Fue el primero en introducir en la materia de socio-antropología en la Facultad de Medicina de la Universidad Central la enseñanza de medicina andina. Así mismo creó el primer centro de estudios andinos a Quito.

En el 2002 fue invitado a Francia a transmitir sus aprendizajes, y desde ahí hasta la actualidad viaja por varios países del mundo compartiendo la sabiduría andina. Todas las terapias que ha aprendido y que ha despertado las ha sistematizado en lo que denomina Terapias Kontixi, las cuales pronto serán publicadas en un nuevo libro. Atawallpa impulsó el nacimiento a la «hermandad de los Caminantes del Arcoíris», y más recientemente también el «Movimiento Sumak» que es una organización holística que impulsa el Sumakawsay o Cultura de la Vida, para que se reinstaure nuevamente en todos los rincones de la Madre Tierra, el ancestral y natural Sistema Armónico que ya fuera experimentado por más de 10.000 años por todos los pueblos solares y lunares del mundo entero. El Sumakawsay es un modo de estar en la vida, encauzado en un sistema basado en la armonía de complementarios, en ruptura con el actual sistema sustentado en la lucha de antagónicos.

Comments are closed.